Ana Kakenga

0
525

Ana Kakenga

Si en la Isla de Pascua son importantes desde el punto de vista turístico los yacimientos arqueológicos y la presencia de los moais, no menos importante es la belleza de monumentos naturales como las cuevas o anas que existen en la isla. Además, las cuevas pueden ser visitadas por los turistas más intrépidos, siempre que no teman a la oscuridad ni a transitar por los espacios más reducidas.

Esta caverna es en realidad un tubo de lava de unos 50 metros de longitud, que en tiempos prehistóricos sirvió como ana kionga o lugar de refugio.

En el acceso UD. puede observar las losas (paenga) utilizadas para modificar la boca natural de la cueva y habilitar un pasadizo bastante estrecho, que permitía un mejor control de quienes entraban y salían.

Un capricho de la naturaleza dio lugar a la formación de Ana Kakenga, más conocida por los lugareños como la cueva de las dos ventanas. De origen volcánico, la disposición de la lava propició la formación de un recinto con dos grandes aberturas que dan a un acantilado, desde donde se puede observar una bonita panorámica del mar y del cercano islote de Motu Tautara.

Los turistas que lo deseen pueden visitar el interior de Ana Kakenga, aunque es necesario advertir que su acceso es muy complicado y muy oscuro, lo que podría ocasionar problemas a los aventureros menos experimentados. Eso sí, una vez dentro, el paisaje merecerá la pena. El recorrido por el interior de la cueva finaliza con dos grandes aberturas, dos ventanas que dan al mar y proporcionan al intrépido turista que se ha adentrado unas vistas espectaculares, algo imposible de olvidar. Por este motivo, a pesar de las dificultades en su acceso, Ana Kakenga es una de las favoritas de los visitantes.

Y como la mayoría de lugares con encanto, la cueva de Ana Kakenga no se libra de las tradicionales leyendas. En este caso, se cuenta que un nativo de la isla raptó a su amada para evitar que se casara con otro hombre. Llegados juntos a la cueva de las dos ventanas, vivieron allí felices para siempre; aunque eso sí, con una vida sin muchas comodidades.

Compartir
Artículo anteriorPlaya Anakena
Artículo siguienteAhu Altares de Piedra

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...

Dejar respuesta